La hora del marketing político en España

Termina 2014 y el mensaje desde el mundo de la comunicación política debe ser claro: más internet, más marketing. Las redes sociales, la red y la imagen serán claves para lo que queda de legislatura. Lógico y normal para muchos; un auge esperable del uso de estas herramientas y ciencias propias de épocas electorales. ¿Pero hasta qué punto veremos, al fin, una evolución? ¿En qué medida se apostará de verdad por el uso de estas prácticas?

Sobre la importancia de internet y los medios sociales en la política he escrito en alguna ocasión. No apostar ni potenciar la presencia en este sector supone un suicidio, sobre todo teniendo en cuenta el caso Podemos. Pero la imagen y el trasfondo social merecen una atención aparte.

¿Qué imagen? La pública. Esa es la que importa ahora y la que importará en la recta final del curso político. Nos cuenta la RAE que este tipo de imagen “es el conjunto de rasgos que caracterizan ante la sociedad a una persona o entidad”. Claro, clarísimo. Y aquí es donde entra en juego el marketing político: hay que combatir como sea el descontento, el pasotismo y el hartazgo de la gente con la política.

Todo indica que desde los partidos se hará un esfuerzo como nunca en este sentido. Hay que invertir en imagen, ya no sólo desde el punto de vista de los candidatos sino también desde las fuerzas políticas en su conjunto. Es la cara institucional la que hay que lavar, pulir y lustrar; hay que volver a conseguir que la sociedad se implique en los pilares de la democracia. Porque llegados a este punto, las medidas de fondo no serán suficientes si no se acompañan de una apuesta por comunicar y vender la nueva cara que se quiere dar; atractiva, transparente, cercana, moderna, comprometida, etc. Regeneración, que le llaman.

Mucha ciencia política, sociología electoral y comunicación es lo que hace y hará falta. Eso y mucho marketing. Porque a lo que voy: es la hora de cambiar y comunicar sí, pero también de vender.

Se plantea un panorama parecido a una campaña de marketing global que persigue dos objetivos: recuperar la confianza de los ciudadanos y hacer que voten a tu partido. Atentos estaremos a las estrategias desplegadas y los procesos de información, publicidad, propaganda e interacción comunicativa que planteen las distintas instituciones.

Dice el Doctor Bruce I. Newman, profesor de mercadotecnia de la Universidad DePaul en Chicago, que el marketing político es “la aplicación de principios de mercadotecnia y procedimientos en las campañas políticas de varios individuos y organizaciones”.

Claro, clarísimo. 2015 debería ser el año del marketing político en España.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s